sábado, 21 de marzo de 2020

Viaje en tiempo de reclusión #quedateencasa

Tema 1
Bach, Variaciones Goldberg, Aria

Glenn Gould, piano

En 1741, un acaudalado conde (o algo parecido) tenía problemas de salud y de insomnio. Como solía hacerse en la época, contrató a un músico para que viviera en su casa y tocara el clavicordio mientras él pasaba la noche en vela, enfrentándose a sus demonios. Aquello era el equivalente barroco a los programas de debates radiofónicos.
El músico se llamaba Goldberg, y el conde lo llevó a ver a J. S. Bach para que éste le diera clases...

Tema 2
Prokófiev, Concierto para piano n.º 2, final

Anna Vinnitskaial, piano

Serguéi Prokófiev fue uno de los grandes revolucionarios de la música. Compuso su primera ópera con nueve años y, de adolescente, mientras estudiaba en el conservatorio de San Petersburgo, ya era considerado uno de los grandes enfants terribles de la música; se dedicaba a componer piezas de virtuoso, de lo más disonantes, que destrozaban las convenciones existentes en lo relativo a la tonalidad, y gracias a las cuales la música emprendió bruscamente un rumbo nuevo...

Tema 3
Schubert, Trío para piano n.º 2 en mi bemol, segundo movimiento

Rubinstein Trio - A. Wesolowska - A.Kostecki - S.Firlej

En 1828, pocos meses antes de morir a los treinta y un años, Schubert terminó un trío para piano, violín y violonchelo de cincuenta minutos de duración. Había tenido una vida corta, desgraciada y accidentada, en la que la música había supuesto el único contrapunto a sus infortunios. Schubert estuvo siempre arruinado y dependía de sus amigos para conseguir comida, alojamiento y dinero. Siempre fue desgraciado en el amor, ámbito en el que no le ayudaba ser bajo, feo e hipersensible a las ofensas, tanto reales como imaginadas. Sin embargo, pese a ser un absoluto desastre con patas...

Tema 4
Bach y Busoni, Chacona

James Rhodes, piano

Bach compuso varios grupos de seis piezas: seis partitas para teclado, seis para violín, seis suites para violonchelo, seis Conciertos de Brandeburgo y muchas más. A los músicos les da por esas rarezas.
Hubo una composición que Bach creó en torno a 1720 y de la que Yehudi Menuhin dijo que era «la estructura más grandiosa para un violín solista que existe». Yo iría mucho más lejos...

Tema 5
Beethoven, Sonata para piano n.º 32, op. 111, 
segundo movimiento

Garrick Ohlsson, piano

En 1770 nace un niño en unas circunstancias difíciles, violentas, terribles. En su familia abundan el alcoholismo, la violencia doméstica, los abusos y la crueldad. Las cosas llegan a tal punto de descontrol que a los dieciséis años el chico lleva a su padre a juicio para quitarle la gestión de sus ingresos y que la familia pueda comer.
Con veintitantos años, él solito saca a rastras a la música de la época clásica y la mete de lleno en el Romanticismo...

Tema 6
Scriabin, Concierto para piano, último movimiento


Vladimir Ashkenazy, piano

Scriabin fue un pianista y compositor ruso. Empezó creando música de tono lírico que recordaba a Chopin, y poco a poco, cuando pasó a explorar la sinestesia y la relación entre los colores y la música, se fue volviendo más osado, atonal y disonante. Incluso inventó un instrumento en el que cada nota correspondía a un color, llamado clavier à lumières, con el que debía tocarse su obra Prometeo: El poema del fuego.
Se lesionó la mano derecha por forzarla demasiado en los ensayos, lo cual le obligó en cierto modo a abandonar la carrera de pianista para dedicarse a la composición. A partir de entonces...

Tema 7
Ravel, Trío para piano

Vladimir Ashkenazy, Itzhak Perlman, Lynn Harrell

Ravel fue un francés asexuado, obsesionado con su madre, que compuso menos de noventa piezas en el transcurso de su vida. Hijo de un inventor suizo y una madre vasca, fue un dandi y fumador compulsivo a quien su música le hacía sudar sangre y que tenía que arrancarse cada nota con dolor, lenta y metódicamente...

Tema 8
Shostakóvich, Concierto para piano n.º 2, segundo movimiento

Elisabeth Leonskaja, piano



En 1957 Dmitri Shostakóvich, el coloso de la música rusa, compuso su segundo concierto de piano para el cumpleaños de su hijo. Quizá debido a la persona para la que se había creado, la pieza supuso cierta ruptura respecto a su estilo habitual, sardónico, rabioso y opresivo (escuchad su quinta y mejor sinfonía para obtener un ejemplo definitivo de lo que digo).
A diferencia de casi todos sus contemporáneos, Shostakóvich siguió en Rusia toda la vida, a pesar del gran revuelo y la locura estalinista...

Tema 9
Bruckner, Sinfonía n.º 7, segundo movimiento

Herbert von Karajan, director

En uno de mis primeros viajes a Verona para estudiar con un profesor italiano de piano que se llamaba Edo, éste me habló del compositor Anton Bruckner.
—Una mierda que te cagas —aseguré—...

Tema 10
Liszt, Danza macabra


Sergio Tiempo, piano

Liszt es el cabronazo responsable de que los pianistas tengan que ejecutar de memoria recitales de piano enteros, cosa que hasta el momento jamás se había hecho: en los conciertos coincidían diferentes intérpretes y géneros musicales, y los músicos siempre recurrían a la partitura. Entonces, esta estrella de rock del siglo XIX, este Paganini del piano y Keith Richards de su época, hizo añicos las convenciones interpretativas...

Tema 11
Brahms, Un réquiem alemán, primer movimiento


Herbert von Karajan, director


En cuestiones de composición, Brahms fue tanto un tradicionalista como un innovador. Fue una de las figuras más destacadas del panorama musical austriaco pero no participó en la Guerra de los Románticos en la que se enzarzaron personajes como Liszt y Wagner, que encarnaban una forma más radical de entender la composición, y prefirió seguir un camino más convencional. Uno de los miembros de la santísima trinidad de las bes (junto a Bach y Beethoven), sigue siendo uno de los grandes abuelos musicales de nuestros tiempos...

Tema 12
Mozart, Sinfonía n.º 41 «Júpiter»,
cuarto movimiento

Sir Charles Mackerras, director


El compositor más famoso del mundo, lo cual es toda una hazaña. Sin embargo, da cierta sensación de que a Mozart esto se la habría traído bastante floja. Fue un hombre que añadió una nueva dimensión a la palabra «genio» (empezó a componer a los cinco años, a hacer giras a los seis, sabía hablar quince idiomas, compuso cuarenta y una sinfonías, veintisiete conciertos para piano, numerosas óperas, música de cámara, sonatas, etcétera, etcétera); la profundidad del talento monumental de Mozart solo podía equipararse a la longitud de su nombre: Johannes Theophilus Amadeus Gottlieb Chrysostomus Wolfgangus Sigismundus Mozart.
Tres años antes de morir a los treinta y cinco, compuso su última y mejor sinfonía...

Tema 13
Chopin, Estudio en do mayor,
Op. 10 n.º 1

Maurizio Pollini, piano



Los conciertos tienen hoy tantas normas autoimpuestas que quizá pueda añadir yo una mía. En todos los recitales de piano se debería incluir al menos una pieza de Chopin.
El tipo era un fenómeno musical, procedente de un pueblecito de las afueras de Varsovia, que revolucionó la forma de tocar el piano para siempre. El único compositor que me viene a la cabeza, puede que con la excepción de Ravel, del que se puede afirmar que el noventa y nueve por ciento de todo lo que creó se sigue interpretando en los programas de la actualidad.
Compuso casi exclusivamente para el piano, y, a pesar de ser más bien antipático (un trepa, algo racista, un insensato desde el punto de vista económico), cambió el panorama musical...


Tema 14
Chopin, Fantasía en fa menor, Op. 49

Krystian Zimerman, piano

Chopin compuso su Fantasía en fa menor mientras estaba de vacaciones en España con su novia, George Sand, con quien vivió una mierda de relación disfuncional y jodida que prácticamente lo mató.
En el comienzo de esta pieza, al menos según cuenta la leyenda, se oye cómo Sand llama a la puerta y cómo Chopin la abre, y a continuación muestra todo el amor, la locura, el caos y la (ocasional) poesía que definieron su chunga relación...

Tema 15

Ravel, Concierto para piano en sol,segundo movimiento

Krystian Zimerman, piano



Ravel compuso dos conciertos para piano. Uno de ellos lo escribió únicamente para la mano izquierda (se lo encargó Paul Wittgenstein, un pianista austriaco que había perdido el brazo derecho en la Primera Guerra Mundial), y el otro lo creó después de una gira por Estados Unidos, donde conoció el mundo del jazz: en toda esta obra se percibe la intensa influencia del swing y los clubes de jazz de Harlem infestados de humo.
Tardó dos años en terminarlo y se podría afirmar que contiene el movimiento lento más bonito de cualquier concierto para piano jamás creado...

Tema 16
Schumann, Variaciones Geister para piano

Jean-Marc Luisada, piano


Los compositores y la enfermedad mental suelen ir de la mano, como los católicos y el sentimiento de culpa, o Estados Unidos y la obesidad.
Schumann fue uno de tantos que padecieron depresión grave; se tiró al Rin y luego, como no había logrado suicidarse, se internó voluntariamente y murió solo y asustado en un manicomio.
Días antes de intentar suicidarse creó sus Variaciones Geister [‘fantasma’], así llamadas porque declaró que los fantasmas le habían dictado el tema inicial... 

Tema 17
Schubert, Sonata n.º 20, D959, segundo movimiento

Alexander Lonquich, piano


En 1994, EMI lanzó el que para mí era el mejor disco jamás creado con la música de Schubert. Al teclado estaba un joven pianista llamado Alexander Lonquich...
...en una época de dinero, marketing, fans leales, y con el peso impresionante de EMI apoyándolo, según un buen amigo y ex compañero de piso que también trabaja en el sector, el álbum de Lonquich, su reinvención de Schubert, de grabación impecable y que subió el listón, ha vendido, hasta este momento, poco más de setenta ejemplares. Setenta.

Tema 18
Beethoven, Concierto para piano n.º 5 «Emperador», segundo movimiento

Radu Lupu, piano


Ésta es una pieza musical que me gustaría que tocaran en mi funeral. Como es debido: en directo, con una orquesta y un pianista decente, no a través de unos altavoces bajo la llovizna, mientras la gente aguanta el tipo y piensa en tomarse un piscolabis.
Es una de las primeras piezas que me hicieron llorar...

...más de lo que mi mente joven podía asimilar, pero ahora, de adulto, me demuestra todo lo que la música es y hace.
El puto Beethoven...

Tema 19
Rajmáninov, Rapsodia sobre un tema de Paganini

Zoltán Kocsis, piano


Serguéi Rajmáninov. Un compositor que me gusta tantísimo que me tatué su nombre en cirílico en el antebrazo. Un gigante de 1,95 metros, un pianista y compositor trastornado, desgraciado, bipolar, millonario y un virtuoso... 

...tenía unas manos tan descomunalmente grandes que con una de ellas abarcaba doce teclas del piano...

...un tío a quien describieron como «un gesto de malhumor de más de un metro ochenta».

Tema 20
Bach, Variaciones Goldberg, aria da capo

Glenn Gould, piano


Bach inició y concluyó sus Variaciones Goldberg con la misma aria de treinta y dos compases. Treinta y dos, por cierto, es también el número total de variaciones de toda la obra...

...Gracias a Bach hemos emprendido un viaje que interpretamos y experimentamos a través de nuestros recuerdos, sentimientos y condicionantes. Tú reaccionarás de forma distinta a como lo hago yo, y viceversa. Eso es lo glorioso de la música...

James Rhodes, Instrumental

Memorias de música, medicina y locura

Y ahora, la sorpresa final. Y sí, es lo que parece...
Lo de arriba son sólo tapitas para abrirte el apetito de leer este libro autobiográfico de un músico singular donde los haya. Aunque su biografía te reserva algunas sorpresas fuertes; muy fuertes. No sé si te atreverás.

Schumann nos dijo: 

«Mandar luz a la oscuridad del corazón de los hombres: 

ése es el deber del artista»

Yo te mando un poco de luz de la mano de un hombre sencillo y músico genial.

lunes, 15 de julio de 2019

Pisteando por las fronteras de Marruecos

Mi amigo Rafael y yo pertenecemos al Club Land Rover Todo Terreno.

Somos los afortunados dueños de un Santana del 83 y de un Discovery del 95, respectivamente. Bueno, lo de "dueño" es tan solo una figura poética porque en realidad, cuando viajamos en su interior, sólo llegamos hasta donde nuestro vehículo quiere. Aunque el caso es que normalmente quiere hasta sitios donde no todos los coches llegan. Y eso, para nosotros, ya es más que suficiente.

Este año hemos coincididos en algunas rutas con otros amigos landroveros y de esta forma, los dos  hemos fraguado un plan: Viajar a Marruecos y recorrer la frontera argelina y saharaui por pistas. Lo más junto posible a ella y todos los kilómetros que nos permitan las circunstancias.

Rafael se ha puesto mano a la obra y ha eleborado una serie de rutas que nos llevará desde Tánger hasta Esmara, casi 2800 kilómetros de pistas off road (casi exclusivamente).

En total han sido 15 días, aunque dos de ellos fueron de regreso, uno lo pasamos sin movernos de Figuig de visita turística y otro en Tata descansando y arreglando algún que otro desperfecto de mi coche.
En la imagen, en rojo nuestro camino
Han sido 11 tracks los que he grabado a nuestro paso. Están comprimidos en un archivo ZIP protegidos con una contraseña que puedes encontrar en los comentarios. Haz clic sobre la flecha para descargarlos:


Si las quieres ver antes en Wikiloc, estos son los enlaces:

1/11 M'Diq-Alhucemas

2/11 Alhucemas/Nador-Chott Tigri

3/11 Chott Tigri-Ich-Oasis de Figuir-Ksar Zenaga

4/11 Oasis de Figuig-Mengoub-Beni Tajjite-Ksar Tazougart-Boudenib

5/11 Boudenib-Erfud

 6/11 Erfud-Merzouga-Tafraout Sidi Ali

7/11 Tafraout Sidi Alí-Tagounite-M'Hamid El Ghizlane

8/11 M'Hamid-Tissint

9/11 Tata-Garganta de Timkit-Mina de oro de Imlioua-Agrd Tamanrt-Icht

10-1/11 Fam El Hisn-Assa

10-2/11 Assa-Campamento cerca del Draa

11/11 Campamento cerca del Draa-Esmara

Y una imágenes para que te hagas una idea de cómo es aquello, aunque lo suyo es ir en persona porque todo lo que puede transmitir esos paisajes no se puede encerrar en una máquina de fotos.





lunes, 10 de diciembre de 2018

La Granada andalusí I: La Alcazaba antigua

Todo el mundo conoce Granada. Todo el mundo ha recorrido su parte antigua, ha hecho largas colas en la Alhambra, ha  competido por el espacio en su callecitas, se ha abierto paso casi a codazos para poder mirar de tú a tú el conjunto nazarí desde algún renombrado mirador, ha subido corriente arriba por el Darro, ha bajado corriente abajo por el Darro, ha rebuscado por las cuevas del Sacromonte, ha vislumbrado las nieves perpetuas a través de calles abiertas, a vuelto a... en fin, no nos cansemos, todo el mundo conoce Granada.
Hacer una expedición original por ella es como ir en agosto a la playa y encontrar una caracola gigante. Si no es "Made in China", es un milagro.
Por eso cuando medio vi un nombre familiar (Orihuela) mientras rebuscaba entre un centenar de libros usados y, ya en la mano, leí "En busca de la Granada andalusí", había encontrado mi caracola milagrosa, aunque yo eso aún no lo sabía.
No era el Orihuela que yo esperaba, aunque si alguien próximo. Y el libro no parecía nada especial aparte de ser una guía histórica más de una ciudad histórica singular. Me equivoqué.
La excusa que da pie al libro es muy interesante y la dejo en el aire por dos razones: porque me imagino que si te interesa el tema, te hará ilusión descubrirla en sus páginas; y porque sus autores no se merecen menos después del inmenso trabajo realizado.
Solo te avanzaré que en su conjunto son 7 itinerarios por la ciudad descubriendo monumentos, restos e historias del periodo andalusí, de los que yo te mostraré fotos del primero de ellos.

Itinerarios previstos. En verde el actual.

Granada: La Alcazaba Antigua

La primera granada de que se tiene constancia arqueológica existió ya en el primer milenio antes de nuestra era. Se trataba de un oppidum ibérico de nombre Ilturir.
Aunque es posible que ya existiera mil o dos mil años antes ya que Granada se encuentra dentro de la zona de influencia de la cultura Argárica, esa aún desconocida cultura del oeste de nuestro país que se desarrolló durante el Bronce andaluz, y que ha dejado restos de viejas ciudades en sus alrededores.
Como te decía, Ilturir se extendía por la colina que se encuentra frente a la Alhambra, en la esquina que forman el cauce del Darro y la actual Gran Vía granadina, y se encontraba encerrada dentro de una muralla defensiva.
Más adelante, aun bajo la influencia cultural ibérica/bastetana y económica de los cartagineses, pasó a llamarse Iliberri.
Tras la conquista romana recibió el título de Municipium Florentinum Liberitanum y es referenciada en los escritos como Florentia y aunque algunos autores consideran que fue una ciudad importante de la época, los restos arqueológicos no apoyan esta importancia.
El caso es que el declive de Roma discurre en paralelo con su propio declive y ya en la Edad Media es prácticamente un solar deshabitado.
Así que entre los siglos VII y XI la ciudad no levanta cabeza y sólo permanece en uso el oppidum como fortaleza militar.
Son los movimientos políticos que estuvieron en el origen de los reinos de Taifas tras la caída del Califato de Córdoba lo que originó su vuelta a la vida. La dinastía de los Ziríes funda allí la Madinat Garnata, a la que en primer momento se le añade la colina del Albayzín que se rodea de una muralla que aún puede verse en la actualidad.
Detrás en el tiempo, durante la época Bereber, se amplió el recinto amurallado y se abrieron nuevas puertas, dos de las cuales te mostraré más adelante.
Y por fin, la época Nazarí es la dio el gran impulso a la ciudad. No sólo se construyó la Alhambra (una ciudad en sí misma), sino que se la ciudad se constituyó en seis barrios amurallados, comunicados entre sí por puertas que se cerraban durante la noche, y cada uno se dividía a su vez en barrios más pequeños cada uno con sus propio carácter (tal y como puede verse todavía en ciudades como Fez o Marrakesh).
Yo voy a pasear por este primer núcleo granadino que es la Alcazaba Antigua. y voy a empezar en La Plaza Nueva a la altura de la calle de la Cárcel Alta. Al final de esta calle y tras un par de callejones, desemboco a la Placeta de San José.

Alminar y aljibe de Almorabitun

Lo que en su día fue la Mezquita de los Morabitos (siglo XI), tras la conquista se convirtió en la iglesia de San José, que da nombre a la plaza. De ella sólo se conserva su alminar que, tras el oportuno añadido, pasó a ser su campanario.
Interesante es observar la base de la torre a base de grandes sillares (posiblemente romanos) y mortero de cal y, sobre todo, la fachada a base de lajas de piedras dispuestas de forma artística, alternándose una de cara con otras de canto (a soga y tizón).
Aljibe y alminar

Fachada del alminar

Junto a la fachada del templo, se conserva el viejo aljibe (se cree que del mismo tiempo que la mezquita) cubierto con una bóveda de ladrillo y abierto por la posterior para dar agua a la mezquita. En tiempo hubo una piedra con una inscripción relativa a la construcción del aljibe merced a las limosnas de los vecinos.

Aljibe de los Morabitos

Si quieres usar Google Maps para localizarlo, su código Plus 5CH3+GG GRANADA (copia el código e introdúcelo en Google Maps).

Aljibe de San Miguel Bajo

Sigue subiendo por la calle de Alta de San José. Cuando corones el cerro habrás llegado a una placita triangular ocupada casi en su totalidad por las mesas y sillas de los bares cercanos. Frente a ti, en un vértice del triángulo, pegada a los muros de una iglesia y, a veces, enterrada entre los pertrechos de uno de los bares, podrás admirar el segundo aljibe del día. Con toda seguridad formaría parte de la mezquita que fue derribada en los siglos posteriores a la conquista. Su portada, toda de ladillo visto, muestra un arco apuntado sostenido por dos columnas de piedra de origen romano con total seguridad. Otro arco mayor engloba todo el conjunto, enmarcándolo en los muros de la iglesia. Según el libro, sus suelos son también de ladrillo y dispone de un agujero que serviría para proporcionar agua a la mezquita. Lamentablemente, este y todos los aljibes que visité se encuentran cerrados al publico.
Aljibe de San Miguel Bajo

Detalle de un capitel

Acceso prohibido

Código Plus 5CJ3+77 Granada.

Puerta de Monaita

Sal de la plaza hacia el este y casi te darás de bruces con un sencillo mirador a  la parte moderna de Granada y su vega. Se trata del mirador de la Lona que toma su nombre de la calle misma.
Un vistazo a la Vega granadina

Bajando hacia la derecha, a menos de 200 metros, podrás admirar uno de los accesos más antiguos de la Alcazaba. Se trata de la Bab Al Unaydar, conocida hoy como la Puerta Monaita.
La Bab Al Unaydar o Puerta Monaita

Aunque ha sido restaurada últimamente, aún conserva el trazado de sus rampas de acceso. Su lado izquierdo se encuentra protegido por un torreón y tras ella se puede vislumbrar una zona abierta que formaba un gran patio que, en su día, era cerrado y daba entrada al Alcazaba.
Una de las rampas de acceso

La puerta en sí es un gran arco de herradura con dintel de ladrillo y sus hojas de madera están protegidas con chapa de hierro, supongo que siguiendo las originales.
Torre y arco de herradura

Código Plus: 5CJ2+RX Granada

Muralla de la Alcazaba

Si caminas hacia el este, aunque se conserva la Puerta de Elvira en todo su esplendor, el paño de muralla existente entre ella y la Puerta Monaita es prácticamente imposible de detectar al encontrarse invadida en su totalidad por las casas. Tan sólo algunas fachadas y tu imaginación podrían aportarte  algo de ellas. Y si esta parte está desaparecida casi en su totalidad, imagina la que continuaría desde aquí hasta la Alcazaba de la Alhambra.
Puerta de Elvira

Hacia el oeste, desde la calle es difícil observar cómodamente el paño de muralla que aún se conserva en pie. Desde "dentro" de la alcazaba, las propias construcciones te lo impiden, aunque en lo más alto, cerca de la puerta siguiente, las obras existentes te posibilita ver un trozo de ella, claro que tienes que aprovechar la ocasión que el portalón de entrada esté abierto.
Parte trasera de torre y muralla

Desde "fuera", subiendo por la llamada Cuesta de la Alcazaba, por encima de los tejados y la vegetación sólo se puede ver la parte alta de algunas de las torres. Algo es algo.
Con mucho esfuerzo es posible distinguir unas torres mayores que otras, algunas de planta cuadrada y algunas semicirculares. Pero me rindo, he de reconocer que se ve mejor desde arriba.
Vista de la muralla con ayuda de Google Earth

Código Plus 5CJ4+W9 Granada.

Palacio de Daralhorra

Un edificio con historia interesante. Se piensa que está levantado en una parcela que perteneció al último rey Zirí, cuyo palacio fue demolido y los terrenos convertidos en huerta. A mitad del siglo XV la parcela fue adquirida (existe documentación de ello) por Aisha, llamada Al Hurra (La Honrada), hija de sultán, esposa de sultán (Muley Hacén) y madre de sultán (Boabdil). No está muy claro si ya existía el edifico o si fue construida por ella la mansión, el caso es que se instaló en él durante un asunto de adulterio de su marido. A partir de aquello, el palacete pasó a llamarse Dar Al Hurra (Casa de La Honrada), nombre que ha permanecido casi intacto hasta hoy. Tras la entrada de los castellanos en Granada, el edificio le tocó en el reparto a un secretario de los reyes cristianos, aunque al poco fue recuperado por la reina castellana y dedicado a convento. Afortunadamente, las obras realizadas respetaron el edificio casi en su totalidad. Una modesta puertecita de la calle da paso a lo que seguramente fue un patio secundario. El centro del edificio es sin duda el patio rectangular con un pequeño estanque en una de sus extremos y rodeado de crujías por sus cuatro caras. En dos de ellas, unos arcos da entrada a lo que debieron ser las habitaciones principales de la casa; en las otras dos, una serie de entradas más sencillas darían paso a zonas secundarias de la casa. Los dos lados principales disponen de un pórtico cada uno apoyado en finas columnas de mármol. Parece que conservan aun los techos decorados.
Puerta para turistas

Patio principal y fachadas norte y oeste

Crujía este

Uno de los alfarjes de la planta baja.

Detalle de uno de los capiteles

Otro capitel al detalle



La habitación norte dispone de un dormitorio en su lateral, separado del espacio general por un arco con inscripciones.
La sala simétrica dispone de dos ventanas gemelas con celosías, sobre las que se abren otras más pequeñas y sencillas.
Su techo es una obra de arte.

Arco de uno de los dormitorio

Pequeño mirador

Techo de la sala

A la planta alta señorial situada sobre el lado sur se entra por una escalera situada en la esquina y una galería también con tres arcos.
Traspasando la espléndida puerta se llega a una habitación en la que abundan las alacenas con abundante decoración en la que puede verse algunos textos en árabe. Un balconcito nos deja ver parte del Albaizyn.
Puerta de acceso

Pequeña alacena enmarcada con una cenefa con textos

Otra de las alacenas

Detalle de la cenefa de esta última

Magníficas yeserías

A lo lejos, el mirador de San Cristóbal

En una de sus esquinas se encuentra la escalera que da acceso a la torre del palacio. Allí, una serie de ventanales con celosía nos permite tener una panorámica de casi toda la ciudad, aunque yo me quedo sin dudarlo con la visión de la Alhambra.
Escalera de subida a la torre

La torre

Sierra Nevada a lo lejos

El Albaizyn






Y no podía faltar la Alhambra


Código Plus: 5CJ3+M8 Granada. Más información, en este enlace.

Arco de las Monjas

Según salimos a la calle por la misma puerta por la que entramos al Palacio de Daralhorra, rodeamos el edificio por la derecha hasta desembocar en un pequeño arco situado en la esquina de la calle.
Parece ser que formó parte del acueducto que traía el agua hasta el antiguo palacio zirí desde el aljibe que veremos a continuación.. Aunque tiene una fama algo más oscura ya que se piensa que durante la guerra de Sucesión en el siglo XVIII, los seguidores borbónicos ajusticiaron allí a más de un prisionero colgándolos del arco.

El arco a lo lejos

La otra cara

El nombre le vino del tiempo que el palacio estuvo ocupado por un convento de monjas.
Código Plus: 5CJ3+MH Granada.

Aljibe del Rey

Se encuentra en uno de los puntos altos de la Alcazaba, en lo que hoy es la Placeta de las Azucenas.
Los documentos antiguos se refieren a él como Aljibe Viejo o Aljibe Grande de la Alcazaba.
Por lo visto es el mayor de todo Granada y está formado por cuatro naves con bóvedas de cañón y pilares cuadrados. Y aunque el aljibe es del siglo XI, la boca que puedes ver adosada a un antiguo carmen es de construcción moderna.
Boca del Aljibe del Rey

Código Plus: 5CJ3+JV Granada.

La Puerta de las Pesas

Sigue subiendo paralelo a la muralla de la Alcazaba (que no verás porque se encuentra detrás de la alta tapia de tu izquierda) y, al llegar arriba, gira a tu izquierda. Unos pasos más y estarás delate de la Puerta o Arco de las Pesas, llamado así por la costumbre de colgar en sus paredes las pesas defectuosas que se incautaban a los comerciantes poco honrados.
Dispone de un arco apuntado y una planta en ángulo con fines defensivos. En su construcción se ha empleado tanto el ladrillo como la piedra.
La puerta desde dentro...

... y desde fuera

Un arco de herradura apuntado

Recreación de las pesas

Las pesas en detalle

Código Plus: 5CJ4+xg Granada.

Aljibe de San Nicolás

Desde que un presidente norteamericano estuvo por allí, mucha más gente conoce el mirador de la plaza de San Nicolás. Y no es que yo le quiera quitar mérito, pero me parece que toda esa gente pasa cerca de un monumento interesante y no reparan demasiado en él. Me refiero al aljibe situado en medio de la plaza.
La factura de su fachada, la anchura de su bóveda y las reticencias de algunos investigadores han provocado dudas sobre si dicho aljibe se puede o no considerar andalusí.
Sin embargo, la documentación escrita sitúa una mezquita en el mismo lugar que hoy ocupa una iglesia, por lo que no sería extraño que a su lado estuviera este aljibe sobre el que posteriormente, se ha levantado el actual.
Aljibe de la plaza de San Nicolás

Código Plus: 5CJ4+GV Granada.

Aljibe de Trillo

Un aljibe muy popular si tenemos en cuento las veces que aparece en el callejero granadino: existe una calle, un callejón, una plaza y una cuesta (aunque con falta de ortografía en Google Maps).
Se trata de el Aljibe de Trillo, construido en el siglo XV.  Sobre él existió una casa que terminó en ruinas, construyéndose en su lugar en el siglo XX otra casa y un jardín también justo encima del aljibe.
Su boca, de ladrillo, está adornada con un arco de herradura también de ladrillo, apoyado sobre dos losas de piedras. En uno de sus arranque se ve todavía un par de azulejos verdes que, seguramente, en su día formaría parte de un adorno del arco.

Boca del aljibe y jardín superior

Código Plus: 5CJ4+4R Granada.

Agradecimientos

Evidentemente aún quedan más sitios que recorrer, pero eso será ya otro día. Hoy sólo me queda agradecer a Juan Castilla Brazales y Antonio Orihuela Uzal, los autores del libro "En busca de la Granada Andalusí", Editorial Comares, 2002, su magnífica obra. Ha sido una forma nueva y dichosa de ver Granada.



Si quieres descargarte la ruta y los puntos de interés en formato KML (Google Earth), pulsa en este enlace a DropBox.

viernes, 9 de noviembre de 2018

Esta vez viajan otros

Nuestras vecinas del norte de Europa pasando una temporada en la Siberia extremeña. Otras, más viajeras, se atreven hasta nuestros llanos de La Janda.
Y otras viajeras  camufladas entre tanto follón.